Pablo Ozuna atribuye a agresividad su éxito como bateador

BEISBOL
TIPOGRAFIA
  • Mas pequeña Pequeña Mediana Grande Mas grande
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

SAN PEDRO DE MACORÍS.- Pablo Ozuna trilló con su bate un sendero que para muchos lo llevará algún día Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

Un bateador de .299 en 14 temporadas en la Liga Dominicana, Ozuna invirtió la mitad de ese tiempo (7 temporadas) para que su bate le labrara en las Grandes Ligas la misma reputación que aquí, la de buen bateador, gracias a un promedio de .284, como jugador suplente en Las Mayores.

El antiguo jugador del cuadro y jardinero sostiene que agradece su éxito en el plato a su agresividad.

Ozuna, el bateador de más pelotazos recibidos en la historia de la Liga Dominicana, explicó que bateaba muy pegado del plato, casi encima del mismo, razón por la que muchas veces sintió en carne viva la velocidad de los envíos de los lanzadores contrarios.

No obstante, el nativo de Boca Chica afirmó que nunca se intimidó frente a ningún lanzador y que se mantenía bateando casi encima del plato, en actitud agresiva, y buscando la manera de muchas veces poner la pelota en el hueco entre el defensor de la primera base y el de segunda base.

Sobre eso último, señaló que siempre escuchó decir que Ton Gwynn, el gran bateador de los Padres de San Diego y miembro del Salón de la Fama del béisbol, trataba de poner la bola entre el torpedero y el defensor de la tercera base, siendo Gwynn un bateador zurdo.

Observó que tanto el torpedero, como el antesalista tienen por lo general más alcance que el intermedista y el inicialista.

Así llegó a la conclusión, que si es difícil hacer out a un bateador que coloca la bola entre el campo corto y la tercera base, más difícil sería para uno que la coloque entre la primera base y la segunda base, debido a los alcances de los defensores de esas posiciones, en comparación aquellos.

Por eso, Ozuna asegura que bateaba casi encima del plato, en busca de conectar la bola hacia el hueco entre los defensores de la primera base y la segunda base.

Así explicó Ozuna la clave de su éxito como bateador, en una entrevista en vivo con el director de prensa de las Estrellas, Osvaldo Rodríguez Suncar, por medio a la cuenta de Instagram del club, @estrellasbbc.

El ex capitán de las Estrellas actuó en 434 partidos en la Liga Dominicana, en 13 temporadas con ese club, incluida una que compartió con el equipo de San Pedro de Macorís, los Tigres del Licey y los Leones del Escogido. Su última campaña (2012-2013), la jugó con el uniforme del Licey.

Con las Estrellas bateó por encima de .300 en sus primeras cuatro temporadas, a partir del torneo de 1999-2000 y después de una incursión en un solo juego en el de 1996-1997. Ganó el título de bateo (.390) en el 2008-2009.

Sobre esa campaña, Ozuna recordó que se propuso obtener el liderato de bateo, después de haber sido segundo antes en la carrera por ese título.

Su promedio de .390 es el más alto para un dominicano que no haya bateado .400 o más en la llamada pelota nuestra, distinción que comparte con Mateo Rojas Alou, quien tuvo ese promedio en el torneo 1968-1969.

Los únicos dominicanos que han tenido un promedio de bateo superior al que tuvieron Ozuna y el segundo de los hermanos Alou han sido los jugadores de las Estrellas Julio Franco (.436) y Pedro Hernández (.408); así como el jugador de las Águilas Cibaeñas Ángel González (.434) y el jugador de los Azucareros del Este (hoy Toros) Domingo Cedeño (.419).

SOBRE PABELLÓN DE LA FAMA

Ozuna aseguró que en su época de jugador solo estuvo en su mente el alcanzar una marca en la temporada en la cual ganó el título de bateo; pero que él no fue un jugador que estuvo atento a los números que ponía en su carrera, por tanto, sostuvo que no sabe si merece ser exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte dominicano, como creen muchos.

Sobre el particular, manifestó que no está en sus manos esa elección y que si acaso quienes tienen la responsabilidad de la misma lo eligen, para él sería un gran honor.

Ozuna ya cumple con los requisitos que establece el Comité Permanente del Pabellón de la Fama para ser candidato a ser elegido para el mismo, por cuanto ya han pasado por lo menos cinco años desde que se retiró y en agosto pasado cumplió 45 años, la edad mínima para ser considerado.

::::: TE PODRIAN INTERESAR :::::

La tasa de cambio

lavate
Al toser